Atrás ] Siguiente ]                          [Índice]

CAPÍTULO 10

TRO Basada en Alimentos

 

Diversos investigadores han ideado una TRO basada en arroz que es similar a una que utilizan los chinos desde hace miles de años. La glucosa que contiene la SRO comercial proviene del arroz, un cereal rico en almidón. El arroz es la base de la alimentación en Bangladesh. En otros países en desarrollo, el alimento principal puede ser maíz, trigo u otro tipo de cereal. En lugar de mandar el grano a la fábrica para procesarlo, ¿por qué no usarlo directamente?

-William Greenough III, Fundación Internacional para la Salud Infantil197

 


TRO Basada en Cereales frente a la Basada en Azúcares

En los últimos años se ha añadido una nueva e importante dimensión al debate sobre el uso de la TRO en sobres frente a las preparaciones caseras. Se está estudiando un tipo completamente diferente de solución de rehidratación oral: la basada en cereales (o basada en alimentos*). En muchos aspectos es la línea de investigación más prometedora sobre TRO. Los estudios realizados en varios países durante los últimos años han confirmado que estos sueros basados en cereales (con un poco de sal) son al menos tan eficaces -y a menudo más- que las soluciones basadas en azúcares en la prevención y el tratamiento de la deshidratación.198 De este modo, el debate sobre el uso de TRO en sobres frente a los sueros caseros ha tomado un nuevo rumbo.

Además de esto, el hecho de que los cereales y atoles sean alimentos tradicionales en muchas partes del mundo los hacen más aceptables y familiares para la población. En muchas sociedades, una bebida o un caldo hecho a partir de cereales o alimentos feculosos (ricos en almidón) son desde hace mucho tiempo un remedio casero muy común contra la diarrea. Por ejemplo, el agua de arroz es un remedio tradicional para la diarrea en el sudeste asiático.199 El arroz cocido, de una forma u otra, a menudo mezclado con sal o con azúcar, se usa para tratar la diarrea en Bangladesh y otros países del Tercer Mundo desde hace cientos de años.200 Y los atoles de arroz, con un poco de sal y a veces limón, todavía son usados con el mismo fin en otras muchas regiones.201

Los caldos y atoles para tratar la diarrea se hacen tradicionalmente con otros cereales y féculas, como mijo o maíz (Mozambique), trigo (Egipto), quínoa (Bolivia) o mandioca (Colombia). Las papillas, así como el agua de arroz, son también remedios tradicionales para la diarrea en China e Indonesia.202 De igual modo en Nicaragua se utiliza el atole de harina de maíz (junto con el agua de arroz) para tratar las diarreas de los niños.203 Y los atoles fermentados hechos de maíz o mandioca (también llamada yuca o casava) son un remedio casero contra la diarrea en muchas partes de África.204

No fue, sin embargo, hasta los primeros años de la década de los 80 cuando Molla, Mahalanabis, Greenough, Patra y otros llevaron a cabo estudios que demostraban de forma concluyente que, en el medio hospitalario, una rehidratación basada en cereales es tan eficaz como una basada en azúcares.205 Estudios posteriores han descubierto que las soluciones hechas con harina de arroz o ciertos otros cereales reducen la frecuencia, el volumen y la duración de la diarrea.206 Cuando se usan bebidas de arroz en el tratamiento del cólera el volumen de deposiciones se reduce en un 35%.207 Por el contrario, las bebidas hechas con azúcares -incluyendo las SRO- no reducen el volumen de las deposiciones.208 Las TROs basadas en cereales (TRO-BC) han demostrado también que aceleran la aceptación de alimentos sólidos y hacen que el enfermo coma más.209

En su informe provisional de 1994 el Programa para el Control de las Enfermedades Diarreicas (PCED) de la OMS reconoce que «en el cólera, las SRO basadas en arroz reducen significativamente el volumen de las heces comparadas con las SRO de la OMS. El uso de estas soluciones puede recomendarse en el tratamiento del cólera en cualquier situación en que su preparación y utilización sean prácticas.»210 Con la intensificación del debate sobre la TRO basada en cereales, la OMS, junto con el Centro Internacional para la Investigación de las Enfermedades Diarreicas de Bangladesh (ICDDR,B), celebró un Congreso sobre la Composición de las SRO que tuvo lugar en Dhaka, Bangladesh, en diciembre de 1994. Uno de los objetivos formulados en este congreso fue:

«...determinar a partir de ensayos clínicos si hay alguna forma de rehidratación oral suficientemente más eficaz que la actual de la OMS y el UNICEF como para justificar el estudio de los muchos aspectos de carácter no clínico que implicaría recomendar su sustitución.»211

 Un análisis detallado de muchos estudios volvió a confirmar que la solución basada en arroz es superior a la SRO estándar para niños y adultos con cólera, reduciendo el volumen fecal en un 35%, y concluyó de nuevo que «las SRO de arroz pueden usarse para tratar este tipo de pacientes allí donde su preparación sea oportuna».212

Sin embargo, la OMS se ha resistido a respaldar la TRO basada en cereales, ya sea como producto manufacturado (SRO-BC) o como solución para hacer en casa (TRO-BC). Aunque algunas de sus publicaciones incluyen el agua de arroz y los atoles en sus listas de líquidos caseros recomendados, éstas no dan suficiente información sobre las concentraciones de almidón o de sales necesarias para una preparación óptima. Desde hace años, el PCED de la OMS ha sido reacio a respaldar totalmente de manera oficial las sales basadas en arroz, insistiendo en que «hacen falta más estudios antes de poder hacer ninguna recomendación acerca de su uso en las diarreas agudas infantiles no coléricas.»213 (Sin embargo, por razones experimentales, en 1989 participó calladamente con la empresa de alimentación infantil Galactina en lo que luego fue la producción comercial de SRO basadas en arroz. Véase p. 105.)

Pero, ¿qué pasa con las diarreas no coléricas? Un meta-análisis de seis estudios con niños que sufrían diarreas no coléricas mostró que con estas soluciones el volumen de heces fue un 18% inferior que con SRO estándar. Estudios posteriores han revelado que cuando la alimentación se daba inmediatamente después de la rehidratación, la reducción del volumen de heces con sales basadas en cereales era sólo de un 3,4%, una diferencia considerada no significativa.

A pesar de todo lo anterior, la OMS aún sigue decidida a mantener su SRO estándar de glucosa, basándose en que está probada y resulta familiar para promotores de salud y familias de todo el mundo. Argumenta que, dado que la SRO estándar es casi tan eficaz como las basadas en cereales, no hay justificación para promocionar esta última. Esta decisión pudiera estar en parte basada en una justificable preocupación por inundar el mercado con una confusa serie de productos costosos y redundantes. (Por desgracia, esto ya está ocurriendo en el sector privado, con multitud de sueros empaquetados.)

Muchos investigadores, entre ellos los de la Fundación Internacional para la Salud Infantil, sostienen que, aún cuando las ventajas fisiológicas entre ambas terapias puedan no ser grandes, hay también otras ventajas no clínicas. Reprochan la posición de la OMS (basada en los objetivos del congreso de Dhaka) de que una fórmula alternativa tenga que ser «suficientemente más eficaz que la SRO actual de la OMS y el UNICEF» para «justificar el examen de sus ventajas no clínicas», y defienden que las ventajas no clínicas merecerían ese examen aunque no hubiera ventajas fisiológicas. Si estas ventajas no clínicas fueran sustanciales, podrían justificar la promoción preferente de la TRO-BC.214

Las mayores ventajas no clínicas de la rehidratación basada en cereales se asocian a la TRO-BC de preparación casera (a diferencia de las SRO-BC pre-empaquetadas, que tienen muchas de las desventajas de la SRO estándar). En muchos países se pueden preparar excelentes bebidas de rehidratación basadas en alimentos siguiendo las tradiciones locales. Los promotores de salud pueden ayudar a la gente a entender por qué es importante añadir arroz cocido al agua de arroz casero para hacerlo algo más espeso, y hacerles ver que el exceso de sal causa problemas. Casi cualquier cereal de la zona o alimento rico en almidón puede dar buenos resultados;215 esto incluye maíz, trigo, milo (o mijo) y sorgo,216 lentejas, plátanos, bananas, patatas y algunos camotes locales.217 En resumen, la gente puede hacer normalmente una bebida eficaz de rehidratación a partir de los alimentos básicos de su zona que, además, son baratos.

Por qué los cereales funcionan mejor

La razón por la cual los alimentos ricos en almidón son más eficaces que otros azúcares en la rehidratación tiene que ver con su composición molecular y con el principio de la ósmosis. De forma sencilla, la ósmosis es el paso de agua a través de una membrana desde una solución menos concentrada a otra de mayor concentración (de azúcar o de sales), hasta igualar las concentraciones a ambos lados. (En cierto modo, la ósmosis es la lucha por la igualdad a escala molecular). Las moléculas de azúcar son muy pequeñas, mientras que las de almidón, hechas de muchas cadenas largas de moléculas de azúcar, son bastante grandes. La fuerza osmótica que moviliza el agua en estas soluciones se ve afectada no por el tamaño de las moléculas, sino por el número de moléculas de la solución. Así, las soluciones de azúcar, formadas de montones de moléculas pequeñas a una gran concentración, tienen más poder osmótico que las soluciones de almidón.

El azúcar se ha utilizado en las bebidas de rehidratación porque ayuda al transporte activo de agua y sales a través del epitelio intestinal. Además, aporta calorías necesarias, sobre todo en las primeras fases de la diarrea, que es cuando el niño no tiene apetito. Pero hay un problema con el azúcar que disminuye su efectividad: en una solución concentrada de azúcar como la SRO (o la SAS), los millones de finas moléculas de azúcar crean una atracción osmótica que puede retirar parte del agua de la circulación sanguínea hacia el intestino; así que, mientras el azúcar ayuda a transportar agua y sales al torrente circulatorio, la elevada fuerza osmótica de la SRO tiende a hacerla retornar al intestino. Por esta razón, una solución basada en azúcar -ya sea en sobres o casera- no consigue disminuir el volumen de la diarrea. Si la solución está suficientemente diluida entra más agua en la sangre que la que vuelve al intestino, y entonces se produce la rehidratación. Pero, si la solución está demasiado concentrada, puede aumentar tanto la diarrea como la deshidratación. Por lo tanto, demasiado azúcar puede ser peligroso.218

Los cereales, por su parte, están compuestos por grandes moléculas de almidón de baja fuerza osmótica. Con una bebida de cereales el flujo osmótico va en la dirección opuesta, llevando agua a la circulación sanguínea en lugar de hacerla volver atrás. Cuando las moléculas de almidón toman contacto con el epitelio del intestino, las enzimas las rompen en azúcares simples que son inmediatamente absorbidos, acompañados de agua y sales. Pero, dado que no tienen la fuerza osmótica retrógrada de las soluciones azucaradas, es mayor la cantidad de agua que entra en la sangre desde el intestino que la que sale; esto ayuda a explicar por qué las bebidas de cereales disminuyen de forma más eficiente la diarrea y la deshidratación.

Lista de razones a favor de la TRO basada en cereales

Además de las ventajas biológicas, hay poderosas razones psicológicas, socioeconómicas y prácticas a favor de la TRO basada en cereales en comparación con las soluciones de rehidratación oral basadas en azúcares, especialmente si se compara con la fórmula estándar recomendada por la OMS, de elevado contenido en azúcar y sales. Algunas de esas razones son descritas a continuación.

 

«Un niño enfermo con una diarrea común por rotavirus, que tiene diarrea, vómitos y está irritable y con fiebre, requerirá una gran cantidad de tiempo para engatusarlo y darle suficiente cantidad de líquido de rehidratación a cucharadas.»223

Teniendo en cuenta las demandas de las madres

Son muchas las tareas que estas madres han de llevar a cabo: cuidar de otros niños, cocinar, limpiar, ir a por agua, recoger leña, atender el huerto o los campos de cultivos, el ganado y a menudo gran cantidad de horas de trabajo agotador para ganar algo de dinero. Algunos estudios han sugerido que una de las principales causas por las que las madres tratan de forma inadecuada la diarrea de sus hijos con SRO es su falta de tiempo para ello.224 Cuanto más corto sea el episodio de diarrea, mayores oportunidades tendrá un niño pobre de recibir los cuidados adecuados y, por tanto, de sobrevivir.225

Un estudio de Jamaica descubrió que el tiempo perdido en el viaje al centro de salud y en la cola de espera para los sobres de SRO era una de las razones por las que las madres preferían comprar medicinas (poco adecuadas) en tiendas cercanas.226 Al considerar el tratamiento casero de las diarreas es importante prestar mayor atención a los problemas de las madres y buscar soluciones que cubran sus necesidades tanto como las de los niños. Una forma de aliviar parcialmente el tiempo perdido por la madre es enseñar a los hermanos mayores a preparar y dar la TRO. Dado que se necesita menos precisión para preparar bebidas basadas en cereales (y porque saben mejor que las SRO), sirven bien para este planteamiento «Niño a Niño».227

Lo primero y principal es que las madres deben ser consultadas y mejor informadas de las soluciones y alternativas, de forma que puedan implicarse más en las estrategias y programas que les afecten. Necesitamos aprender a escuchar antes de dar consejos.

Una advertencia poco meditada: 
«No use los alimentos del destete para la TRO»

A medida que la TRO basada en cereales se valora más, los «expertos» han comenzado a divulgar una nueva advertencia acerca de su uso y preparación. Por ejemplo, la siguiente recomendación apareció en el número de junio de 1990 de Dialogue on Diarrhoea:

«Es muy importante que las soluciones de TRO basadas en cereales no se confundan con comida, y que las madres no diluyan las comidas habituales de los niños para hacer líquidos caseros.»228 (Las itálicas son añadidas.)

 La primera parte de la advertencia anterior tiene mucho sentido, pero la segunda debe ser cuestionada. Los especialistas en nutrición insisten en que los padres deben darse cuenta de que ninguna bebida de rehidratación sustituye a otro alimento y que, además de bebida, debe darse comida de manera regular en tomas pequeñas y frecuentes tan pronto como el niño la acepte. Aunque las bebidas de cereales pueden aportar más
calorías (energía) que las bebidas basadas en azúcares o glucosa, ninguna bebida de rehidratación -debido a su contenido en agua necesariamente elevado- aporta suficientes calorías para satisfacer los requerimientos energéticos de un niño. Dicho de una forma más clara, las bebidas basadas en cereales no proporcionan el suficiente alimento para cubrir las necesidades de un niño enfermo.

Sin embargo, aconsejar a las madres que no usen los alimentos infantiles habituales del hogar para hacer una bebida de rehidratación puede causar más muertes de las que pudiera prevenir. Podría negar a muchas familias la oportunidad de usar la TRO más sencilla, rápida, segura, eficaz, nutritiva, económica, de mejor sabor, culturalmente apropiada, disponible de una forma más constante y que mejor promueve la autosuficiencia de que disponen: una bebida basada en cereales.229 Como ya hemos comentado, en muchos hogares pobres de todo el mundo los alimentos complementarios de los niños (los del periodo de destete) tradicionales pueden diluirse para constituir una excelente bebida de rehidratación. Al ser preparados en casa a diario, pueden convertirse en TRO sin ninguna pérdida de tiempo ni coste adicional, simplemente añadiendo agua y un poco de sal (si es que no la tenían ya).

No obstante, algunos expertos nos advierten de que, si se enseña a las madres a preparar TRO diluyendo comidas infantiles, podrían también dar esta bebida diluida como alimento, lo que causaría una ingesta calórica baja y desnutrición. Esto supone que las madres son demasiado estúpidas para entender que un niño con diarrea necesita bastante alimento sólido además de la bebida diluida. (Para un buen desarrollo del niño, es importante que las madres se den cuenta de que, generalmente, los alimentos complementarios deben prepararse espesos -y, si es posible, añadiendo aceite para aumentar el contenido calórico.)
Un niño con diarrea necesita amor y paciencia, además de TRO.
Nuestra propia experiencia muestra que las madres pueden comprender perfectamente dos mensajes básicos: 1) que los niños deben recibir comida regularmente en todas las situaciones, incluso cuando tienen diarrea, y 2) que los niños con diarrea deben recibir gran cantidad de líquidos, preferiblemente una «bebida especial» (apropiada a su ambiente) que puede o no ser preparada con alimentos comunes.

Nuestra confianza en la capacidad de las madres para cuidar de sus niños está respaldada por un informe de la OMS que afirma que «los niños a los que se les dieron soluciones basadas en arroz no recibieron menos arroz o harina de arroz para comer que otros niños a los que se suministraron otros tipos de SRO.»230 Además, un estudio de Hirschhorn y otros (aún sin publicar) muestra que «no hay confusión entre las SRO a partir de trigo o arroz y la alimentación habitual; los niños comieron mejor, ganaron más peso y finalizaron las diarreas antes que aquellos que recibieron los sobres de SRO.»231 Esperamos que la OMS reconsidere su postura y comience a promover el uso de TRO-BC hecha en casa utilizando costumbres locales.

Más objeciones a la TRO Basada en Cereales

Los contrarios a la TRO-BC hacen hincapié en las desventajas que conlleva su uso: el «coste añadido de combustible», el «trabajo extra» y el «retraso causado por la necesidad de cocer la mezcla».232 Sin embargo, en los hogares de las familias pobres de muchas sociedades, los atoles o papillas de cereales son el alimento complementario habitual de los bebés. Son cocinados y están listos para consumirse a diario. Todo lo que tiene que hacer la madre es separar una parte del puchero común, añadir un poco de agua si está muy espeso o salado y, cada pocos minutos, darle al niño tanto como ella vaya a tomar.

Las críticas también se refieren a la incapacidad de los niños muy pequeños para digerir el almidón de forma completa, y a posibles reacciones alérgicas o inmunológicas en estos niños a las proteínas contenidas en algunos cereales. Algunas autoridades aconsejan no darlos en niños de menos de tres meses de edad. Pero, hasta donde hemos podido determinar, sus argumentos son más teóricos que prácticos. Un estudio reciente patrocinado por el PCED encontró que una solución basada en arroz era digerida y absorbida eficazmente en un grupo de niños de menos de 6 meses gravemente desnutridos, y era al menos tan eficaz como las SRO basadas en azúcar a la hora de corregir la deshidratación y mantener un adecuado nivel de hidratación.233

Quizá la mayor desventaja real de las bebidas de rehidratación basadas en cereales es que tienden a estropearse más rápido que las hechas a partir de azúcares -a veces en 6-8 horas (con ciertas condiciones, incluso en dos ó tres horas)-. Sin embargo, cuando los atoles de cereales son la alimentación complementaria tradicional, las familias saben a menudo cómo prevenir su deterioro, ya sea recalentando periódicamente el alimento, o bien «agriándolo» o fermentándolo. El método de la fermentación abre algunas posibilidades interesantes para una bebida de rehidratación mejorada a partir de cereales.

Partiendo de costumbres locales: 
«atoles agrios» como TRO casera

Una de las posibilidades más prometedoras de la TRO-BC es el uso de atoles agrios o papillas fermentadas, que son alimentos infantiles tradicionales en muchas partes de África, Oriente Medio y algunas otras partes del Tercer Mundo.

Hasta hace poco, expertos en nutrición de Sudáfrica desaconsejaban a las madres dar puches de mijo o maíz fermentado o agrio a sus hijos porque pensaban que estos alimentos infantiles tradicionales tenían mal sabor, olor desagradable y posiblemente eran insanos. Pero, en realidad, los estudios han demostrado que éstos son excelentes alimentos complementarios.234 La mayor acidez -que procede de la fermentación no alcohólica llevada a cabo por bacterias productoras de ácido láctico (como en el yogur)- retrasa su deterioro. Además, los atoles agrios pueden ser almacenados de forma segura hasta una semana. Se dice también que el proceso de fermentación hace al cereal más digerible para el niño. También hay evidencias de que el efecto bacteriostático del atole acidificado puede ayudar a combatir los agentes infecciosos causantes de la diarrea.235

En Mozambique las madres usan tradicionalmente atoles agrios para el tratamiento de las diarreas de sus hijos, a menudo con resultados excelentes. Hay un interés creciente en investigar más este tema. Se preparan en la mayoría de los hogares con niños pequeños y, al ser alimentos infantiles tradicionales, los niños enfermos suelen aceptarlos más fácilmente que a las SRO.

Kishk neshif: una TRO-BC tradicional con una vida media de meses236

Un equivalente egipcio de los atoles agrios de Sudáfrica es el kishk neshif. Elkishk es una comida típica hecha con trigo y suero de leche de búfala, y se utiliza como remedio popular contra la diarrea. El suero se separa del cuajo colocándolo durante un tiempo en un estomago de cabrito. En el proceso el suero fermenta y adquiere un olor fuerte y un sabor ácido, similar al del yogur. Luego se lava el trigo, se machaca un poco (pero sin que el grano llegue a perder su forma), se calienta y se mezcla con el suero fermentado. El kishk resultante se moldea en pequeñas esferas similares a pelotas de golf y se seca al sol. Este kishk neshif (kishk desecado) puede guardarse hasta un año sin que se estropee. Como explicaba un promotor de salud «el trigo solo se estropea; el suero solo se estropea; pero mezclados y secados no se estropean.» Para el tratamiento de la diarrea, este kishk neshif, duro como una piedra, se hierve en agua hasta formar un atole ligero y se le añade un poco de sal.

El kishk está ampliamente reconocido por los campesinos como un buen tratamiento para la diarrea. Un taxista de El Cairo, al oírnos hablar delkishk neshif, comentó que era «bueno para un estómago indispuesto», y un promotor de salud libanés lo confirmó diciendo que él había dado kishk a su hijo como alimentación complementaria y también para la diarrea. Sin embargo, los especialistas en nutrición e investigadores sobre control de la diarrea de Egipto han pasado por alto elkishk neshif porque las personas con estudios -incluso en las zonas donde se usa tradicionalmente- lo desprecian por primitivo y de mal sabor. Cuando uno de nosotros lo mencionó por primera vez al personal del Proyecto Nacional para el Control de Enfermedades Diarreicas de El Cairo, todo el mundo se rió.

El empleo de los atoles agrios y del kishk neshif como alimentos complementarios y para rehidratación oral merece un estudio riguroso. En las zonas donde se usan tradicionalmente, probablemente podrían proporcionar una solución de rehidratación oral más barata, eficaz y sostenible -que no sólo combatiría la deshidratación, sino que también reduciría el problema de la desnutrición infantil, que es la causa que hay tras la elevada tasa de mortalidad infantil por diarrea.

En resumen, los atoles agrios basados en cereales podrían dar respuesta perfectamente a las principales críticas que se hacen a menudo a las mezclas basadas en cereales. Tienen las siguientes ventajas (sobre todo en África, Oriente Próximo, India y otras partes del mundo donde se usan de forma tradicional):

Ventajas de los atoles agrios (fermentados) basados en cereales:

Harina germinada para una TRO más energética

Otra posibilidad para una bebida de rehidratación mejor es el uso de harina germinada (harina hecha de cereales que han comenzado a brotar). Como en la fermentación, la adición de harina germinada (rica en la enzima amilasa) a una bebida de cereales disminuye sustancialmente su viscosidad. Esto significa que la bebida puede hacerse más concentrada (más energética) sin hacerse demasiado espesa.243 Si se añade un poco de harina germinada a una mezcla de TRO de cereales (fermentada o de otro tipo) se obtiene una bebida que suministra más calorías por unidad de volumen, y ayuda así a minimizar el déficit nutricional durante el periodo de la diarrea en que el niño acepta poco o ningún (otro) alimento.244

En algunos países africanos (p.ej. Uganda y Ruanda) y también asiáticos (como la India) los alimentos complementarios del destete se preparan tradicionalmente usando tanto la fermentación como el grano germinado.245 Esto ofrece la posibilidad de obtener una TRO mejorada de baja viscosidad y alta energía basada en costumbres locales: una «SuperTRO» que se base en la tradición local. Hasta hoy, la mayor parte de la investigación sobre la fermentación y la germinación se ha centrado en su uso como alimentos complementarios. La investigación sobre su uso potencial como TRO es enormemente necesaria y levanta grandes expectativas.


*Aunque nos referiremos principalmente a las bebidas «basadas en cereales», diversos estudios han demostrado que otros alimentos como las patatas, camotes e incluso sopa de pollo o lentejas también resultan eficaces.

 **Probablemente se necesita menos sal en las mezclas basadas en cereales que en las de azúcares, porque los cereales ya tienen algo de sodio y porque la reducción de la diarrea permite una mejor absorción de sal en el intestino. Al recomendar menos sal, hay mucho menos riesgo de que las madres añadan cantidades peligrosamente grandes. Hay también evidencias de que las mezclas de cereales sin sal añadida serían eficaces (aunque probablemente menos que las que tienen sales) en la prevención de la deshidratación en la mayoría de los casos de diarrea. Las madres de Mozambique aportan resultados excelentes al tratar la diarrea con mezclas de cereales sin sal.


Copyright © 2000 David Werner, David Sanders, Jason Weston, Steve Babb y Bill Rodríguez
Traducción: Rafa Pardo de la Vega
Reservadostodos los derechos
HealthWrights: healthwrights@igc.org
Última actualización: domingo, 13 de febrero de 2000

 Web Access Symbol (para personas discapacitadas)Estas páginas se ajustan a las "Web Content Accessibility Guidelines 1.0", disponibes en http://www.w3.org/TR/1999/WAI-WEBCONTENT-19990505, nivel A.