Atrás ] Siguiente ]                           [Índice]

CONCLUSIÓN A LA PARTE 1

Los Programas de Ajuste Estructural, la privatización de los servicios de salud y el nuevo protagonismo del Banco Mundial en la orientación de las políticas de salud han conducido al fracaso de la Atención Primaria. En la tercera parte de este libro examinaremos con mayor detalle cómo las políticas económicas instauradas por las instituciones financieras internacionales y las estructuras de poder han aumentado aún más las diferencias entre ricos y pobres, frenando e incluso provocando el retroceso de los avances logrados en la supervivencia y la calidad de vida de los niños. Veremos cómo estas políticas violan, no sólo las directrices y el espíritu de la Declaración de Alma Ata, sino la Declaración de Derechos Humanos de las Naciones Unidas y la más reciente Convención sobre los Derechos del Niño.

Uno de los más claros ejemplos de cómo las políticas económicas globales han influido negativamente en el potencial de la promoción de la Salud lo tenemos en el campo del control de las enfermedades diarreicas. A pesar de un esfuerzo mundial centrado en la prevención y el tratamiento de la diarrea, éstas siguen siendo una de las causas principales de mortalidad infantil. ¿Cómo puede ser que -a pesar de esfuerzos combinados de la OMS, el UNICEF y los líderes mundiales de la Salud Pública- la diarrea común continúe matando a millones de niños cada año? Esto es lo que veremos en la Parte 2.


Copyright © 2000 David Werner, David Sanders, Jason Weston, Steve Babb y Bill Rodríguez
Traducción: María Fanjul Gómez
Reservadostodos los derechos
HealthWrights: healthwrights@igc.org
Última actualización: domingo, 13 de febrero de 2000

 Web Access Symbol (para personas discapacitadas)Estas páginas se ajustan a las "Web Content Accessibility Guidelines 1.0", disponibes en http://www.w3.org/TR/1999/WAI-WEBCONTENT-19990505, nivel A.