Atrás ] Siguiente ]                           [Índice]

CONCLUSIÓN A LA PARTE 3

En esta tercera parte hemos visto que los niveles de salud están más determinados por factores sociales, políticos y económicos que por los avances médicos o medidas tecnológicas. En el Norte las mejoras en la salud llegaron sólo después de que los trabajadores empezaran a organizarse y a exigir sus derechos. Más recientemente, en el Sur, se ha hecho evidente que las intervenciones tecnológicas seleccionadas -como son los sobres de SRO para combatir la deshidratación, los preservativos para prevenir el SIDA o los anticonceptivos para combatir la superpoblación- en el mejor de los casos conseguirán unos resultados muy limitados… a menos que entren a formar parte de un planteamiento integral, equitativo y liberador.

Hemos visto varios ejemplos de países que se han acercado a la buena salud a bajo coste siguiendo un tipo de desarrollo que antepone las necesidades básicas de toda la población a la estrechez de miras de la búsqueda del crecimiento económico para unos pocos. Pero, tan prometedores como son, los caminos del desarrollo orientados a la igualdad -incluso en países tan grandes e independientes como China- se han mostrado difíciles de mantener en un ambiente internacional que, cada vez más, coloca las pretensiones del mercado mundial (i.e. la acumulación sin control de riqueza por los que ya son ricos) antes que las necesidades de toda la población.

Hay, sin embargo, muchos ejemplos de personas trabajando unidas para satisfacer sus necesidades locales a corto plazo, dentro de un contexto más amplio de construcción de una sociedad más saludable y justa. En la última parte de este libro veremos algunos de estos caminos alternativos, sus puntos fuertes y débiles y cómo podemos aprender de ellos para avanzar en estos tiempos difíciles.


Copyright © 2000 David Werner, David Sanders, Jason Weston, Steve Babb y Bill Rodríguez
Traducción: María Álvarez Lloret
Reservadostodos los derechos
HealthWrights: healthwrights@igc.org
Última actualización: domingo, 13 de febrero de 2000

 Web Access Symbol (para personas discapacitadas)Estas páginas se ajustan a las "Web Content Accessibility Guidelines 1.0", disponibes en http://www.w3.org/TR/1999/WAI-WEBCONTENT-19990505, nivel A.